Cómo elaborar conservas caseras- Recetas Saludables

Cómo elaborar conservas caseras

Cómo elaborar conservas caseras

¿Alguna vez has pensado lo útiles que pueden ser los tarros de cristal para elaborar conservas caseras?

Pues lo cierto es que son realmente útiles y hacer conservas caseras es mucho más sencillo de lo que pensamos.
Los mejores tarros son aquellos que tiene una boca lo suficientemente ancha para introducir en su interior las conservas  y aquellos que resisten temperaturas superiores a los 100ºC (en el apartado de la esterilización verás por qué)

Realizar conservas de alimentos tiene muchísimas ventajas:

  • Aprovechar los productos de temporada para consumirlos en otro momento.
  • Duran nada más y nada menos que un año
  • Se pueden hacer conservas con una amplia gama de alimentos.
  • Aprovechamos los tarros de cristal para elaborarlas. Es una excelente manera de tener un gesto con el medio ambiente ya que los podemos RECICLAR.

Eso sí, debemos cumplir unos pasos de manera muy rigurosa:

1-ESTERILIZAR EL TARRO VACÍO

Es uno de los pasos más importantes. Una vez que tenemos los tarros de cristal debemos esterilizarlos.
Para ello es necesario hervirlos durante al menos 15 minutos.
El proceso es el siguiente:

  • En una cazuela grande colocar un paño de algodón que cubra muy bien todo el fondo de la cazuela.
    Encima colocaremos los tarros de cristal y las tapas de los mismos.
    La función que cumple el paño es que los tarros de cristal no se dañen al hervir el agua ya que pueden golpear con el fondo y romperse. 
  • Llenar la cazuela con agua hasta cubrir los tarros y llevar a ebullición.
    Como bien hemos comentado anteriormente, deben hervir al menos durante 15 minutos, si son 30 minutos, mucho mejor. 
  • Una vez transcurrido ese tiempo retiramos el agua y dejamos escurrir.
    IMPORTANTE: coger siempre el tarro por el cuello y evitar tocar el interior ya que volveríamos a contaminarlo.

2-SECADO

Lo mejor es secar los tarros de cristal en el horno a unos 80ºC boca abajo hasta que estén totalmente secos.
Teniendo en cuenta que hemos realizado todo el proceso de esterilización, es importante que el horno esté muy muy limpio.

3-llenado y cierre

Aconsejamos que el tarro de cristal que vamos a rellenar esté un poco templado para que no haya un gran contraste de temperatura y pueda romperse.
Una vez que introducimos, con mucho cuidado, aquello que vamos a conservar, debemos dejar libre entre uno o dos centímetros del borde superior.
Golpear la base del tarro suavemente contra la mesa para liberar todas las burbujas que pueda haber en el interior.
Limpiar muy bien el borde con un paño y cerrar fuertemente.

4-ESTERILIZAR EL TARRO LLENO

Una vez que tenemos los tarros bien cerrados, debemos esterilizarlos otra vez.
Para ello debemos colocar nuevamente un paño de algodón en el fondo de la cazuela y colocar los tarros de pie, es decir, con la tapa hacia arriba.

Llenar la cazuela con agua pero sin llegar a cubrir los tarros (intentamos llenar casi hasta el borde) (hay que intentar que los tarros tengan más o menos la misma altura).
Hervir durante unos 30-40 minutos, a fuego suave.
Una vez listo, dejar enfriar sobre un trapo (evitamos colocarlos sobre una superficie muy fría ya que podrían romperse).

Dejar que se sequen perfectamente.

5-ETIQUETADO

Una fase también muy importante.
Puedes utilizar etiquetas directamente pegadas en los tarros de cristal, o colocar un cordón con un cartelito que indique lo siguiente:

  • Ingredientes: fruta, verdura, sal, vinagre...cualquier ingrediente que se haya utilizado en la elaboración.
  • Fecha de elaboración: día, mes y año. Para saber exactamente cuándo lo hemos realizado.

Conserva de tomate entero pelado

Ingredientes:

  • 1kg de tomate tipo pera. Es importante que estén bien enteros y no muy maduros.
  • Una cucharadita de postre de sal
  • 2 cucharadas soperas de vinagre
  • 1L de agua
  • Albahaca (4 o 5 hojas frescas)

Elaboración:  

Lavar muy bien los tomates y quitarles el tallo.
Hacer un corte en cruz superficial en la base del tomate, es decir, justo al lado contrario del tallo.

Por un lado, colocar un bol grande con agua fría y hielos (lo usaremos para cortar la cocción de los tomates)

Por otro lado, colocamos una cazuela grande con abundante agua y la llevamos a ebullición.
Colocar los tomates en el agua hirviendo y cocerlos durante 10 minutos para blanquearlos. Así será más fácil retirarles la piel.
Transcurrido ese tiempo, retirar los tomates del agua hirviendo con una espumadera y enfriarlo en el cuenco con agua y hielo.
Dejar unos 5 minutos.

En el lugar donde hemos realizado el corte en cruz del tomate, veremos que las puntas están salidas hacia afuera.
Tiramos suavemente y le retiramos la piel a todos los tomates.

Colocar los tomates dentro del tarro de cristal junto con 2-3 hojas de albahaca.
Aparte mezclar un litro de agua, 2 cucharadas soperas de vinagre y una cucharadita de postre de sal.
Mezclar muy bien y rellenar con ese líquido el bote de cristal  donde tenemos el tomate y la albahaca.

Hacer la 2º esterilización según las indicaciones anteriores.
Etiquetar y guardar para el momento que necesites.

Cande

Escrito por:

Cande

Me llamo Candelaria Soulas, pero me caerás mucho mejor si me dices Cande. Soy Dietista-Nutricionista. A demás de la nutrición me encanta la cocina. Mediante este blog quiere acercarte un poquito más a los fogones para que puedas cuidar de tu alimentación día a día haciendo recetas rápidas, saludables y ¡riquísimas! También imparto talleres de cocina. En ellos no solo pasamos un momento de lo más agradable, sino que aprendemos diferentes aspectos de la nutrición y claro, también aprendemos a cocinar cosas nuevas

Seguir a Cande:

¡Deja un comentario!